Skip to content

Como ser constante en la Danza a pesar de no estar motivada

¿Quieres saber como ser constante en la danza a pesar de no estar motivada?

Te voy a explicar cómo me mantengo yo constante en la danza, a pesar de no siempre estar motivada. 

La expresión en movimiento es un arte que necesita de inspiración y conexión. Y lee atentamente: NO SIEMPRE ESTAMOS MOTIVADAS y no somos peores bailarinas por eso. ¡Así que lo primero relájate, nos pasa a todas! 

La auto exigencia es genial para permanecer en la práctica constante pero a veces nos puede ir mermando las ganas y con ello la motivación. 

Yo me dedico a la danza y la docencia, y puedo decir que muchas veces nos sentimos frustradas por la presión que nos auto infringimos por no ser capaces de bailar cada día o incluso pasar una temporada sin tener nada de ganas.

Te voy a hacer una serie de proposiciones para que puedas ser constante en la danza a pesar de no estar motivada!!! 

Atención: 

No tienen orden ni tampoco hay que practicarlas todas, pero te animo a que elijas alguna por día que te apetezca practicar y te vayas sintiendo. 

Te propongo: 

  • Comienza por disfrutar de unos estiramientos y poco a poco llévatelos a terreno dancístico: alarga, contrae y respira y déjate sentir. Puede que encuentres una manera nueva de moverte o de generar movimientos. ¡¡La elongación respirada siempre es bailable!!
  • Siéntate y respira profundamente. Haz varias rondas de inspiraciones y exhalaciones largas e intensas. Después de unos minutos, déjate guiar por la vibración que genera tu propio Prana y disfruta del movimiento que nazca de ti!
  • ¡¡¡Ponte el musicón del siglo!!! No te juzgues si no es música de “tu estilo” y pienses que estás “perdiendo el tiempo” literalmente… la investigación pasa por el desbloqueo, y si necesitas desbloquear energía estancada para que tu espíritu fluya…¡¡¡dale caña a los temazos!!! 
  • Prueba a bailar sentada, por ejemplo. Estamos muy influenciadas por lo que debemos y no debemos hacer. ¿¿Tal vez bailar tumbada?? Siente tu cuerpo en el espacio de manera diferente.. los planos cambian y con ellos las direcciones y por tanto… los movimientos!!!
  • NO TE JUZGUES. Lo sé, es el más complicado… pero te mereces disfrutarte. Si algo de lo que improvisas te mola: repítelo. Y ya tendrás tiempo de aplicarle la técnica y pulir movimientos. 
  • Sonríete: por favor, ¡¡¡Practica bailar sonriendo!!!! Y cuando digo bailar ya sabes: puede ser cualquier tipo de movimiento y música. ¡PERO SONRÍE! Estoy convencida de que vas a encontrarte en un estado diferente. Y si al final no pasa: te vas a llevar contigo un buen rollo que seguro hará de las “suyas” en un momento u otro. 

Sobre todo: ¡SIGUE BAILANDO Y DISFRUTANDO DE TU DANZA! Todas pasamos procesos VITALES diferentes y cada uno de ellos nos aporta a distintos niveles, por eso tenemos que ser comprensivas con cada momento, cada día y con cada una de nuestras YOS. 

Por cierto, conoces mi AULA VIRTUAL? Estaré encantada de bailar contigo! Conóceme

P.d. TE comparto un vídeo de hace unos años en el que me dejo sentir después de unas respiraciones y estiramientos… no es mi mejor versión (realista, sin juicios!!) , pero es una versión libre de movimiento emocional.

Gracias por leerme.

MANTENTE CONECTADO

Únete a mi newsletter y
obtén un 10% de descuento
en productos y aula online

Utilizamos cookies para ofrecerte el mejor servicio posible    Más información
Privacidad